sábado, 30 de abril de 2016

Reflexión final

Y llegamos al final. Después de varias semanas de curso, llega la hora de hacer balance... y he de decir que ha sido positivo.
A pesar de que gran parte de los contenidos me eran conocidos por tratarlos con mis alumn@s, estudios y lecturas, las actividades me han hecho tener una visión muy distinta de los mismos.
  • Me ha gustado mucho la actividad "Vamos a jugar". Ver el trabajo de otros compañeros y la diversidad de formas en que puede abordarse el estudio de los nutrientes y los alimentos.
  • Otra actividad que me ha resultado realmente interesante ha sido "Tu menú escolar". Es una gran labor la que se lleva a cabo hoy en día en los centros para ofrrecer una alimentación equilibrada, atendiendo a la diversidad de alumnado de los mismos y ofreciendo una colaboración estrecha con las familias.
  • "¿Cómo es tu día activo?" ¿De verdad mecesito tanta energía en un solo día? Me ha sorprendido mucho la energía que requiere nuestro organismo para la mas mínima actividad.
  •  "¿Qué puedo comer?" Hasta ahora, sabía que en el etiquetado es obligatoria la información sobre alergenos, pero no tenía ni idea que lo fuese también para establecimientos de restauración. Creo que acerca el problema que sufren estas personas a la normalidad. 
Sin embargo, he de citar dos cosas que no me han gustado (o que podrían mejorarse):
  • El trabajo en grupo: Hay gente que se ha desentendido por completo del trabajo (supongo que abandonaron el curso en las primeras etapas), por eso propongo que se realice en las primeras semanas del curso, seguro que hay más ganas de trabajar.
  • Twitter: Lo siento, no puedo con esto. Me he visto obligado a utilizar una herramienta que no me gusta, y no le veo sentido publicar algo en esta plataforma cuando se puede ver desde el propio curso.
Pero bueno, como digo al principio, el balance es positivo. Sabía por otros cursos anteriores que hay que trabajar bastante y, por sistuación familiar y laboral, con poco tiempo. Ha merecido la pena y seguro que repetiré otra vez.

viernes, 22 de abril de 2016

Reflexiones bloque 4



A lo largo de los distintos bloques de este curso hemos estudiado los componentes de los alimentos que consumimos, la necesidad de llevar una dieta equilibrada y saludable y cómo llevar todo eso a uno de los eslabones más débiles de nuestra sociedad como son los niños a través de los colegios escolares.
Pero ahora tocaba ver otro punto, hasta hace un tiempo desconocido para la alimentación: Las enfermedades provocadas por los alimentos: Intolerancias y alergias que pueden causar graves problemas de salud y que muchas veces son difíciles de reconocer.
Estas enfermedades obligan al que las sufre a realizar cambios en su alimentación y en muchas ocasiones a las personas que los rodean (mi hijo menor es intolerante a la lactosa y todos nos hemos acostumbrado a tomar leche sin lactosa en casa)
En el etiquetado de los alimentos ya estudiamos la obligatoriedad de incluir referencias a cualquier producto que pudiera causar alergia o intolerancia. Lo que he descubierto en este bloque es que esa información también es obligatoria para los establecimientos de restauración. Creo que esto acerca un poco más a la normalidad este problema.
El otro apartado del bloque me ha permitido recordar “mitos y leyendas” de los alimentos, muchos ya totalmente obsoletos (el jamón y el aceite de oliva) y otros que, a pesar de los estudios y la información que hay al respecto siguen siendo una realidad para mucha gente: La fruta engorda, el pan engorda, las vitaminas de los zumos se “evaporan” como por arte de magia,…
El problema sigue siendo la falta de un criterio común entre empresas alimentarias, administración y sanidad, por eso creo que nuestra labor como docentes en este apartado también es fundamental.

viernes, 15 de abril de 2016

¿Qué mitos conoces?

Consumir fruta es necesario y saludable para el organismo. Estamos cansados de escuchar que debemos llegar a las cinco raciones diarias, pero muchos no llegan ni a una, pues a la fruta se le ha hecho muy mala prensa y se ha dicho que engorda mucho y que es mejor evitarla. 
Existe la creencia de que la fruta en el estómago fermentará y acabará convirtiéndose en azúcar, que a su vez se almacenará en el cuerpo en forma de grasa porque dicha fermentación multiplicará el aporte calórico de la fruta. 
La fruta tiene los mismos nutrientes y calorías independientemente de si la tomamos antes, durante o después de las comidas. La fruta es un alimento esencial, rico en vitaminas y minerales necesarios para el correcto funcionamiento del organismo.
Sin embargo, hay que destacar el poder saciante que tiene la fruta por su alto contenido en fibra. Esto hará que nuestro estómago experimente  una sensación de lleno mucho antes, por lo que tomar la fruta después de la comida puede ser una opción muy recomendable si nos hemos quedado con hambre, además de facilitar el tránsito del alimento a través del tracto digestivo.
Otros mitos muy extendidos: el pan engorda, el agua en las comidas engorda, los hidratos de carbono por la noche engordan, los productos ligth adelgazan... y para mi el mejor de todos: 
Una copa de vino en las comidas es saludable
Lo siento, es alcohol, y eso nunca es saludable.
Aquí os dejo unos enlaces con estos mitos:

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2013/10/131009_salud_nutricion_vino_tinto_finde_gtg

http://juanrevenga.com/2016/02/una-copa-de-vino-tinto-equivale-a-una-hora-de-gimnasio-segun-un-estudio-otra-vez-el-mismo/

jueves, 14 de abril de 2016

Reflexión bloque 3

A lo largo de este bloque he descubierto la importancia y dificultad de la gestión de los comedores escolares. 
En una sociedad en la que es dificil conciliar vida familiar y laboral y en la que cada vez hay más conciencia en la necesidad de una vida y dieta saludable, ofrecer e inculcar en nuestros pequeños estos hábitos saludables es imprescindible y ahí es donde los colegios escolares entran en juego, uniéndose a nutricionistas para elaborar menús atractivos para los niños y adecuados a sus necesidades nutricionales, informando y orientando a los padres a lo largo de todo el proceso.
En otro apartado me ha sorprendido la cantidad de energía que consumimos a lo largo del día, en actividades que pensamos que son ligeras e incluso en reposo. Esto nos obliga a un aporte continuo de nutrientes (importancia de distribuirlos en cinco comidas a lo largo del día) dada la escasa eficiencia de muchos de ellos y de nuestro organismo en el aprovechamiento de los mismos.

martes, 5 de abril de 2016

Mi día activo

Aquí va el enlace a una nueva actividad del curso
En este caso se trata de calcular el gasto energético total diario, teniendo en cuenta el tiempo que dedicamos a cada una de las actividades a lo largo de un día y compararlo con las necesidades energéticas en función de nuestra edad.
El resultado final muestra que consumo más kcal de las que debería (230kcal aproximadamente). No sé si he calculado mal los tiempos que dedico a determinadas actividades, lo que sí es cierto es que mi ritmo de vida hace que necesite reponer energía continuamente, por lo que no creo que esas 230kcal sean muy significativas.

http://es.slideshare.net/rute75/mi-dia-activo-60509243

lunes, 4 de abril de 2016

El menú escolar

Evaluación de un menú escolar


En este apartado del curso pretendemos analizar un menú escolar de un mes. Analizamos los déficits y superávits del menú comparando las frecuencias recomendadas (Adaptado de Guía Comedores Escolares. Programa Perseo. 2008) con las ingestas diarias de la comida.

Después se propone una cena complementaria a un dia cualquiera.

 http://es.slideshare.net/JoseManuelRuizTejero/bloque-3-mi-men-escolar

jueves, 24 de marzo de 2016

Reflexiones bloque 2

Creo que uno de los pilares de este bloque es el cambio que ha dado la alimentación en nuestra sociedad: Es un necesidad fisiológica, pero poco a poco se ha ido convirtiendo también en un placer, gracias a la labor de un gran número de cocineros y a los medios de comunicación.
Nuevas técnicas de conservación y de elaboración han transformado la cocina tradicional, fusionándola con sabores de otros lugares, realzándola estéticamente, demostrando que la cocina también es un medio para disfrutar.
También, las normas de etiquetado nos permiten conocer cada vez mejor qué consumimos, más aún cuando, precisamente por esa evolución que ha tenido la cocina y la alimentación, nos hemos vuelto más exigentes con lo que compramos.
Sin embargo, queda mucho por hacer. La producción de alimentos en los países industrializados es desmesurada y diariamente se desechan toneladas y toneladas de productos porque no cumplen con los estándares de distribución. 
Es este punto el que más he trabajado en clase. En 2º de Bachillerato, al estudiar los recursos alimenticios y tras visualizar un documental del que os el enlace, más de uno dijo que no volvería a tirar comida a la basura.



El placer de cocinar: transformando una receta

En esta actividad vamos a transformar una receta, para que sea un poquito más saludable.
En este caso hemos convertido la tradicional lasaña de carne en una lasaña de espinacas y piñones. Podeis ver todo el proceso en la siguiente infografía



sábado, 19 de marzo de 2016

ANÁLISIS DE UNA ETIQUETA

En esta entrada analizaremos la información contenida en una etiqueta, la obligatoria, la adicional y la necesaria por las características de este producto.


En esta primera imagen observamos claramarente el nombre del producto (el cual aparece en todas las caras del mismo) resaltando una característica necesaria del mismo: SIN LACTOSA. ya que es un producto apto para personas intolerantes a la misma.
Así mismo, aparece el contenido neto y la información referente al valor nutricional de una ración y su relación con la Cantidad Diaria Orientativa.






En estas dos imágenes aparece gran parte de la información necesaria en una etiqueta: Listado de ingredientes (incluyendo información adicional, que no es necesaria) modo de conservación, tabla nutricional (valores respecto a 100ml, a una porción y su porcentaje respecto a la CDR de algunos de sus nutrientes). También aparece el cotenido en lactosa (necesario por las características de este producto). Por último encontramos el código de barra y el nombre del fabricante.
 
 
En esta última fotografía, de la parte superior del envase, aparece el lote de fabricación y la fecha de consumo preferente y un código que nos proporciona información sobre el origen y fabricante del producto.






Como se puede observar, la información es la obligatoria para cualquier tipo de producto, en este caso resaltando alguna característica como la ausencia de lactosa e indicando en la tabla nutricional la cantidad de la misma que puede contener. 
Lo importante ahora es educar a la gente para que entienda el etiquetado y para que le presten la atención necesaria a la hora de comprar un producto.

RECETA BUEN PROVECHO




ENSALADA DE POLLO Y PIÑA
Con esta receta aprovecharemos los restos que nos queden de un pollo asado y elaboraremos una riquísima ensalada.

Nº de comensales: 2

Ingredientes:

  • Restos de un pollo asado (pechuga, cuartos traseros, etc.)
  • Lechuga
  • 4 rodajas de piña
  • 1 manzana
  • 2 lonchas de jamón york
  • 50-75 gr de queso Maasdam
  • 10-12 nueces
  • Mahonesa
  • Ketchup

Elaboración:

  • Desmenuzamos los restos de pollo y los ponemos en un bol.
  • Troceamoss el resto de ingrerdiens
  • Elaboramos una salsa con la mahonesa y el ketchup
  • Mezclamos todos los ingredientes y los servimos en un bol o en una fuente.

lunes, 7 de marzo de 2016

Reflexiones bloque 1



De esta primera parte del curso me llevo varias conclusiones:
  • La importancia de llevar una dieta equilibrada acorde a nuestras necesidades. 
  • Lo fácil (aunque lo hagamos difícil) que es llevar una dieta equilibrada. Están más que comprobadas las necesidades de cada uno de los distintos nutrientes a lo largo del día y de los distintos alimentos a lo largo de la semana. Entonces, ¿por qué no lo hacemos? 
  • Y por último, la importancia de educarnos, reeducarnos y  sobre todo, educar a nuestros hijos en todos estos aspectos, más aún, cuando nos encontramos en una sociedad con una sobreproducción de productos alimenticios, muchas veces de dudosa calidad.